“Tu visión se aclarará sólo cuando puedas mirar en tu propio corazón. Quien mira hacia fuera, sueña, quien mira hacia adentro, despierta”. Carl Jung

Entendemos por cuántico no tanto lo que sabemos (y no sabemos) sobre la Física a nivel subatómico, sino lo que se refiere a la multidimensionalidad del ser. Me refiero al cambio en la concepción del espacio – tiempo, tal y como lo conocemos, a la comprensión de las conexiones interpersonales, las sincronicidades, los avances en el crecimiento personal y  la relación con la expansión del universo.

Hablamos de cuántica en relación a una regeneración o sanación a nivel celular, entendiendo que todos somos seres de información, que todo está conectado, y una alteración en una de las conexiones puede cambiar la totalidad del sistema (nivel holístico).

Por lo tanto la conciencia, los pensamientos  y las sensaciones pueden cambiar la información. Al influir en la información a través de la conciencia y las sensaciones, otro tipo de información puede ser creado, y podrá contribuir al cambio o desarrollo del individuo. El desarrollo de la conciencia de cada individuo influye en la conciencia colectiva, y en la creación del futuro. El  cambio de conciencia hace que el individuo pueda vibrar a otro nivel, y esta vibración tiene un alcance que propicia la vibración cada vez a mayor escala.

Este enfoque CUÁNTICO permite avanzar dando “saltos”. Son destellos de conciencia, donde uno pasa de ser “tonto” a brillante  de una manera casi automática. Esto es posible gracias a poder ir rompiendo las conexiones neuronales que mantienen el comportamiento que está impidiendo el crecimiento  a la persona y/o le está haciendo sufrir.

Esta manera de trabajar, revolucionaria en la Psicología, está basada en la Ley del Desdoblamiento de los Tiempos De J.P. Garnier, en el aporte de Alejandra Casado con la Lógica Global Convergente y en las investigaciones de Doctores como Joe Dispenza  y Bruce Lipton, entre otros muchos, en el campo de la Neurociencia.

Más información tfno: 615 466 920