Mindfulness: Entrenamiento en conciencia plena

La palabra mindfulness, tomada del inglés, significa “atención o conciencia plena”. Según Jon Kabat Zinn, significa “prestar atención de una manera especial, intencionadamente, en el momento presente y sin juzgar”. Estas técnicas tienen su origen en Oriente, y son milenarias, pero en la actualidad, y de la mano de Kabat Zinn, se han utilizado terapéuticamente para tratar numerosas enfermedades y diferentes trastornos psicológicos.

Algunos autores definen mindfulness como “una capacidad para estar conscientes de los contenidos mentales (pensamientos, creencias, valoraciones, etc) en todo momento”. Por lo tanto, hay tres elementos fundamentales: conciencia, experiencia en el presente y aceptación. En términos coloquiales, la práctica del mindfulness da como resultado “calmar la mente para ver con claridad” (Vicente Simón).

En la vida cotidiana es necesario calmar la mente, porque muchas veces nos encontramos con pensamientos y preocupaciones que van saltando de un asunto a otro, sin ningún control. Si nos damos cuenta, estos pensamientos van de los recuerdos del pasado a pensamientos sobre el futuro, y nunca llegan a producir una solución. Por tanto, cuando la mente explora el pasado, lo puede hacer desde la autoconciencia o la rumiación. La rumiación implica concentrarse de manera repetida y de forma pasiva en las sensaciones de malestar, en sus causas y en sus consecuencias. Por el contrario la autoconciencia requiere un cierto distanciamiento emocional de los acontecimientos que facilita la reflexión y el aprendizaje. Mientras que la autoconciencia se relaciona con el estado de ánimo positivo, la rumiación se relaciona con un malestar emocional elevado, con lo que favorece cuadros mixtos de ansiedad y depresión.

Por tanto, el entrenamiento en Conciencia Plena enseña a la mente a permanecer en el momento presente, sin juzgar ni dejarse arrastrar por las emociones negativas asociadas al pasado, de esta forma puede constituir una herramienta útil para disminuir el malestar psicológico asociado al estrés, dolor, depresión…. Sin olvidar que nuestra actuación profesional terapéutica está enmarcada en las técnicas cognitivo conductuales, el mindfulness se presenta como un recurso importante en determinado momento del tratamiento, con resultados asombrosos, siempre que se combine adecuadamente con un tratamiento psicológico profesional.

 

Referencias:

https://peerj.com/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − siete =

1
×
Hola, soy Rosa ¿cómo puedo ayudarte?